Honduras

HISTORIA

Honduras está catalogado como uno de los lugares más peligrosos de mundo, dos de los factores que han contribuido a este fenómeno han sido la inestabilidad política y la violencia; de acuerdo a Human Rights Watch, Honduras es el país con la segunda tasa más alta de homicidios a nivel mundial. La participación de organizaciones criminales en el tráfico de drogas, la violencia relacionada con pandillas y el uso generalizado de armas de fuego en crímenes violentos con el 80% de todos los asesinatos cometidos con las mismas, se encuentran entre los factores principales que contribuyen a una tasa tan alta de homicidios.

PROBLEMA

En Honduras, las armas están disponibles comercialmente y cualquier persona mayor de 21 años puede adquirirlas de forma legal y bajo licencia. Miles de armas se encuentran bajo custodia policial y militar en tiendas de armas en todo el país. Debido a que el número de armas almacenadas es cada vez mayor, algunas de las instalaciones de almacenamiento de están a plena capacidad, lo que las hace vulnerables a robos o pérdidas.

SOLUCIÓN

Gracias al apoyo del Gobierno de Estados Unidos, The HALO Trust inició operaciones en Honduras en octubre de 2017. Estamos trabajando de la mano con el Gobierno hondureño, la Policía Nacional, el Ejército y la Oficina del Fiscal General para establecer un programa transparente de destrucción de armas y de aplicación universal. Cuando es necesario, HALO apoya a las autoridades nacionales con el mejoramiento de las instalaciones de almacenamiento de arsenales. Para hacer que el proyecto sea sostenible, estamos complementando estas actividades con una serie de cursos de capacitación sobre almacenamiento de armas y manejo de arsenales destinados principalmente a mejorar la capacidad nacional para enfrentar el problema de manera independiente.

PRÓXIMOS PASOS

HALO en Honduras está coordinando un proceso transparente para realizar pruebas balísticas y luego destruir armas, confiscadas y obsoletas, bajo la custodia de la Policía Nacional de Honduras. Mientras que las armas serán destruidas por la Policía Nacional de Honduras, el departamento forense del Gobierno llevará a cabo pruebas balísticas conforme a la legislación local. El objetivo final de HALO es facilitar y apoyar la creación de un marco legal simple y racionalizado que permita a las autoridades locales llevar a cabo, con seguridad y confianza, la destrucción de armas que no tienen ningún propósito en el país.